top of page

Aumentan los riesgos en la salud de la prisionera política Angélica Garrido

Actualizado: 23 mar 2023

Por Ramón Zamora Rodríguez.

Vocero Nacional del Partido Republicano de Cuba.


Foto Archivo: Angélica Garrido Rodríguez.


La prisionera política y destacada activista del Partido Republicano de Cuba Angélica Garrido Rodríguez, quien se encuentra en la prisión de mujeres El Guatao en La Habana, sufre una parálisis facial producto a las secuelas de un accidente cerebro vascular o ictus, sufrido meses atrás y que colocó en significativo riesgo la salud y vida de Angélica, las constantes acciones represivas de sus carceleros y la seguridad del estado contra la valiente prisionera, crearon y aún motivan un estado emocional peligroso para su vida, tanto como para que ahora muestre signos y síntomas propios de otro episodio de accidente cerebro vascular.


Las torturas que sufrió y que motivaron los primeros episodios neurológicos se inician con 63 días en celda de aislamiento forzado al igual que a su hermana la prisionera política y Directora Ejecutiva Nacional del Partido Republicano de Cuba, Maria Cristina Garrido Rodríguez, por su oponía a vestir el indigno uniforme carcelario, luego la difícil y tortuosa noticia sobre la muerte de su padre y madre y las interminables técnicas psicológicas empleadas por la dictadura terrorista castrista para intentar quebrantar el espíritu de las valientes hermanas, sumado a una alimentación deficiente en todos los sentidos imaginables, propios para lograr el quebranto del cuerpo, de su salud, aunque no el de su voluntad, que la llevaron a sufrir un primer ictus o accidente cerebrovascular.


Los meses de torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes contra las hermanas Garrido continúan sin intervalos, una impactante carta reclamando libertades para todos los prisioneros políticos dirigida al dictador asesino Miguel Díaz Canel, firmada con la sangre de10 prisioneras, entre ellas Angélica y Maria Cristina, ha motivado un especial e intenso ataque de las fuerzas militares de la prisión contra las hermanas Garrido, creando un deterioro psicológico en Angélica, quien mantiene importantes factores de riesgo para la recidiva de un ictus o accidente cerebrovascular.


El pasado lunes 13 de marzo correspondió la visita reglamentaria de Angélica, su esposo Luis Rodriguez Pérez refiere notarla disociada, con fuerte cefalea, con cambios de coloración y temperatura en las extremidades inferiores y superiores, sensación de anestesia, hormigueo o calambre en las manos, párpados caídos y marcada sensación de cansancio. A grandes rasgos en el accidente cerebro vascular los síntomas frecuentes muestran pérdida de fuerza en cara, brazo y piernas, dificultad para hablar, pérdida de sensibilidad u hormigueo, pérdida súbita de la visión de un ojo y dolor de cabeza intenso. Angélica presenta importantes factores de riesgo para repetir otro episodio, pues tiene el sexo al que es más frecuente el ictus, la edad, 44 años, hipertensión arterial, cigarro, sedentarismo característico dentro de la prisión donde apenas puede ejercitarse, y lo más elemental, la causa de tantas enfermedades y muertes en Cuba, el estrés por presión.


La prisionera política Angélica Garrido no sólo puede sufrir una parálisis total, igual puede perder súbita o paulatinamente la visión, un infarto cerebral catastrófico fatal o incapacitarte, infarto de miocardio e igual lamentablemente la muerte. La condena que pesa sobre Angélica es de tres años de prisión, el régimen por años va de fracaso en fracaso ante la opinión nacional e internacional por su rigidez y tozudez, cargando la sangre y vida que arranca de su propio pueblo, todo por no mostrar lo que considera como sinónimo de debilidad, pero que justamente es su Espada de Damocles, la realidad es que si la prisionera política Angélica Garrido Rodríguez sufre alguna de estas trágicas consecuencias antes mencionadas por la insensibilidad del régimen neocastrista, tendrán que responder ante el mundo por su inflexibilidad.


Actualmente el pueblo cubano apenas cuenta con medicamentos para tratar sus afecciones, peor condición de desabastecimiento se vive dentro de las mazmorras castristas, y más que crisis de medicina en las prisiones, impera la poca atención médica a los prisioneros, tanto es así, que Angélica apenas recibe medicamentos o seguimiento por algún neurólogo, y de mala gana a la fecha como complementarios solo le han realizado un hemograma con eritrocitos y un parcial de orina, nada que ver con imagenología y menos con neurorrehabilitación.


Exigimos libertad inmediata e incondicional para la prisionera política Angélica Garrido para su necesario tratamiento, seguimiento por neurología y rehabilitación neurológica, instamos a todas las Organizaciones Gubernamentales y No Gubernamentales, Políticos,Sociedad Civil Independiente y medios de información alternativos a pronunciarse por la salud y vida de Angélica, dejarla a su suerte y mirar en calma para otros lados, igual es un crimen.

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


logo prc - fondo blanco.png

¡Gracias por suscribirse!

bottom of page